Autocontrol

September 21, 2018

Dios nos dice en 2 Timoteo 1:7 "Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio". ¿No creen que cambiarían muchísimas cosas en sus vida si tuviéramos un mayor auto-control en determinadas situaciones?


Bueno, la fuerza de voluntad puede ser ejercitada regularmente, tal como sucede con nuestros músculos. Existen algunas maneras –según las situaciones que les planteo a continuación– de poder ganar auto-control.

 

1. Cómo resistirse a la comida chatarra

Por donde miremos, la comida rápida está por todos lados. Y claro, restringirse de inmediato no siempre es la mejor solución. Algunos especialistas en conducta recomiendan enfocar la mente en lo que sí podemos hacer (la comida rica y saludable que más nos gusta), en lugar de cerrarnos en pensamientos negativos (la comida que no podemos comer porque no es saludable).

Otra gran herramienta es proyectarnos a la situación pasado el antojo, ponerse a pensar cómo nos sentiríamos luego de entregarnos a la comida chatarra o la saludable. Así podemos pasar de catalogar la comida como buena o mala, y enfocarnos en el valor que estos alimentos tienen para nuestro organismo a un nivel integral.

 

2. Dejar atrás las excusas e ir a hacer deporte

Una gran manera de hacerlo es ponerse la ropa de deporte. Psicológicamente, así estaremos más predispuestos a tener que hacerlo. Pero si a veces ni así se logra, entonces pensar en una meta cortita, como repetirse que solo haremos ejercicio por 15 o 20 minutos; luego, una vez que estés caliente, no habrá nada que te detenga. Eso sí, procura repetir cada sesión de entrenamiento que empezaste. Cada objetivo está atado a un estado emocional que logrará fortalecer tu estado mental ante el esfuerzo.

 

3. Dejar atrás las comidas nocturnas abundantes

Comer en demasía por las noches es considerado un mal hábito generalizado. Por lo mismo, tratar de superarlo a través de la fuerza de voluntad, que a esas horas del día declina, es una locura. Lo recomendable en este caso es ir poco a poco, día a día, cambiando acciones que a la larga cambien hábitos.

Lo primero es ser consciente de que lo que estás haciendo no es la conducta que quieres seguir teniendo; luego, poner manos a la obra para evitarlo. Puedes establecer horarios de alimentos y tener ya en mente con anticipación lo que comerás como plato completo; así no llegarás con tanta ansiedad, ya que si estás más planificado será menos probable que lo hagas.

Además, debes alimentarte bien durante el día para no llegar a casa muerto de hambre. Otra alternativa es sacar tus pensamientos de la comida: habla con un amigo, lee o haz deporte por las noches. Si llegas a casa muy hambriento, intenta tomar primero un vaso de agua y luego comer una fruta. Con la pancita algo llena será más fácil planificar tu cena.

 

4. Controlar mejor tus Impulsos

El impulso sin pensamiento retrospectivo puede ser muy malo en ciertas situaciones y llevarnos a arrepentimientos. A todos nos sucede, así que tener alguna herramienta para evitarlo puede salvarnos de alguna situación que cambie nuestra vida.

 

 

Fuente: Publimetro

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

¡Gana entradas para el concierto de Christine D'Clario en Lima!

January 22, 2019

1/3
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por tags