5 maneras simples para dejar de poner excusas.

Las excusas constantemente usadas para escapar de situaciones en las que no nos queremos encontrar o a las que simplemente tememos enfrentarnos. Sin embargo, es necesario dejar de utilizarlas pues muchas veces pueden perjudicarnos seriamente, tanto a nivel personal como profesional.

1. SÉ HONESTO Lo primero que debes saber es que una excusa no es más que una mentira. Cuantas más excusas fabriques, más sencillo te será hacerlo. Del mismo modo que la mentira, una vez que comienzas a decirlas se vuelve más sencillo repetir el hábito, pero lo mismo ocurre con la verdad. Si no quieres salir con tus amigos no lo hagas, pero no mientas al respecto. ¿No preferirías que tus amigos fuesen sinceros contigo? ¿Quién más sino ellos?

2. PRIORIZA Utiliza tus capacidades, tiempo y recursos para hacer lo que te sea más importante y significativo. Deja de acceder a hacer cosas que no te interesan. Si la persona o el proyecto en el que te encuentras no te entusiasman o te hacen feliz, no pierdas tu tiempo. Haz un listado de las cosas que verdaderamente disfrutas y hazlas.

3. PLANTEA METAS REALIZABLES Las excusas comienzan a surgir cuando no has terminado un proyecto y la fecha límite se acerca. No importa el tipo de metas que te plantees(ejercitar, terminar un proyecto, tomar más agua…) lo que si intenta es que sean realistas. Nadie disfruta del fracaso, por lo que cuando no logras tu meta es probable que crees una excusa para lidiar con ello. Establece metas pequeñas para que te sea más sencillo alcanzarlas.

4. DEJA DE POSPONER LAS COSAS Posponer es otra manera de crear excusas. Intenta hacer las cosas ahora, si hay algo que debes hacer, hazlo. Una vez que finalices la tarea, las excusas ya no serán necesarias. Habrá cosas para hacer que no quieras hacer. Necesitas sobreponerte y hacerlas. Luego sentirás una sensación de logro fabulosa.

5. SÉ POSITIVO El optimismo no es algo tan sencillo de poner en práctica. Puede que te levantes de buen humor pero al tiempo que llegas al trabajo ya lo has perdido. No dejes que el clima o el tránsito te desanimen. Si sientes que pierdes la paciencia, toma un respiro y piensa en algo que te haga olvidar los problemas. La sonrisa aliviana el humor y te hará sentir mejor y más motivado.

Fuente: Uni>ersia

#consejos

Entradas destacadas